Publicado el domingo 14 abril, 2019";
Tendencias – A AMLO no le importa Tamaulipas

Tendencias – A AMLO no le importa Tamaulipas

En la reciente gira de trabajo del presidente Andrés Manuel López Obrador por Campeche confirmó su particular interés por “revertir” las prioridades del gobierno federal hacia la zona sureste del país.

Es decir, el gobierno federal le dará una especial atención a las necesidades de esta zona de México ya que AMLO asegura que ha padecido inequidad y abandono.

Y señaló: “en el centro del país la economía crece a un promedio de 3 por ciento, mientras en el norte la expansión es de entre 5 y 7 por ciento y  en el sureste es de cero por ciento.”

Por lo que esto nos lleva a preguntarnos:

¿Acaso dejará el gobierno federal de invertir en el norte del país, en Tamaulipas, no más porque el sureste no creció en los últimos 100 años?

¿Acaso las actuales generaciones del norte del país tienen la culpa de esta situación?

Es importante que López Obrador aclare este tipo de señalamientos, se necesita que el presidente sea más explícito porque lo único que apresura es que se establezca un nuevo acuerdo nacional para distribución del gasto público federal, porque el aplicado por AMLO no es parejo y afectará el desarrollo de los estados del norte del país entre los que se encuentra Tamaulipas.

Y es que para el presidente López Obrador en el sureste es donde hay mayor pobreza y enfatizó: “Una región rica con pueblo pobre, porque se abandonó” y luego enumeró las aportaciones del sureste al país:

“Vean ustedes: ¿dónde están los recursos naturales? En el sureste. ¿Las tierras más fértiles? En el sureste ¿La selva tropical? En el sureste ¿Las playas más bellas? En el sureste ¿La riqueza petrolera? En el sureste. ¿El gas? ¿La riqueza arqueológica?”.

Finalmente, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que el gobierno federal tendrá su mayor inversión en los próximos cinco años y ocho meses en el sureste al comentar:

“Dicen que el Tren Maya se va a llevar todo el dinero de inversión. Sí, porque el sureste requiere comunicación, desarrollo, empleos y bienestar”.

¿Y Tamaulipas para cuándo?

Como podemos observar todo sigue igual con MORENA que con el PRI y con el PAN y se revisamos los gobiernos desde Carlos Salinas de Gortari veremos que todos los presidentes beneficiaron a sus estados y regiones preferidas.

Lo más increíble es que Tamaulipas necesita que un tamaulipeco sea presidente de la República para que alcance un mayor impulso su desarrollo económico y tenga mejores carreteras, sea más seguro y tenga una mejora  infraestructura turística, urbana y rural.

Porque estamos seguros que Tamaulipas con AMLO en el gobierno no obtendrá más inversión federal porque está definido a ser el presidente del sureste. Así lo ha dicho y así, en los hechos lo confirma.  

Por cierto, si el tabasqueño cree que con esto les ayudará a los candidatos de MORENA, pues vaya que los tamaulipecos tendríamos que ser totalmente ignorantes para no darnos cuenta que López Obrador nunca nos ayudará y por supuesto que los morenistas nada tienen que hacer en el escenario de la política. ¿Verdad?… ¿Cómo la ven?

Punto final. Ahora resulta que el presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar, insiste en reactivar el cobro de la tenencia para recaudar 32 mil millones de pesos al año para fortalecer las finanzas de estados y municipios.

Claro que esto nadie se lo cree, lo que pasa es que al gobierno de MORENA no le alcanza el dinero para seguir pagándoles a los ninis, adultos mayores e invertir en proyectos a fondo perdido y engañarnos con el cuento de que es para los estados y municipios.

Y lo peor del caso es que digan que López Obrador se opone, pero esta medida será muy dura de tomar porque afectará la economía de todos los mexicanos, pero es necesaria para la vida de la nación. ¿Qué les parece?

Bueno, estos de MORENA creen que los mexicanos estamos como en 1810 o porque tratan de engañarnos con tantas mentiras como si todos fuéramos pejezombies los cuales no se dan cuenta de la realidad. ¡Qué bárbaros! Se van unos y llegan otros… todo sigue igual o peor.