Publicado el martes 28 agosto, 2018";
AMLO, si el norte fuera el sur 

AMLO, si el norte fuera el sur 

La mayoría de los guatemaltecos ven con cierto odio y repudio a México, al considerar que Guatemala es el traspatio de la nación aún gobernada por Enrique Peña Nieto. Lo que se vive en la frontera entre ambos países donde la gente cruza en llantas, es solo una pequeña parte de los abusos sufridos en países de Sudamérica con la finalidad de llegar al territorio mexicano, también identificado como el puente de la muerte rumbo al sueño americano, sin embargo, México y Guatemala son más que eso.

Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de los mexicanos, no se preocupa por inventar el hilo negro y aprovecha el camino que ya le marcó Peña Nieto con su homólogo Jimmy Morales, quien en junio de 2017 durante el Foro Empresarial Guatemala-México, organizado por ProMéxico se comprometió a que en cuanto El Salvador, se sumara a la Unión Aduanera, integrada por los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Honduras, Guatemala y El Salvador), Morales, haría lo posible por incorporar a México a este libre mercado que supone tener acceso aproximado a por lo menos 32 millones de consumidores.

En la actualidad nuestro país representa una de las tres principales fuentes de inversión extranjera en Guatemala, por eso mismo Andrés Manuel, ya expresó su beneplácito para convertirse en el puente económico  multinacional para que participen incluso Canadá y Estados Unidos. Indiscutiblemente el tema migratorio es prioridad entre todas estas naciones, pero sin duda debe ser más fructífero construir un muro económico que eleve las oportunidades de crecimiento, permita fortalecer las posibilidades de intercambiar inversiones y generar un comercio más competitivo en Centroamérica; parece que por ahí va la cosa.

El encuentro entre López Obrador y Jimmy Morales, se realizó este martes en la Universidad Autónoma de Chiapas, siendo éste el primer vistazo que Andrés Manuel echa al sur, donde el comercio y el sector turístico, especialmente en la zona arqueológica maya que comparten ambos países, interesan al guatemalteco como una medida que logre mitigar el fenómeno migratorio sin el uso de las balas, como estilan y gusta tanto a los vecinos gringos.

Bien por Peña que respetó el voto al Peje, y enhorabuena a López Obrador, quien parece ser bueno con los del norte y sur.

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608