Publicado el Domingo 23 septiembre, 2018";
Barra del Monterrey asesina a aficionado de los Tigres

Barra del Monterrey asesina a aficionado de los Tigres

* Se tiñe de sangre el fútbol mexicano.



Por: AGENCIAS.

MONTERREY, N.L.- Alrededor de una hora antes del inicio del clásico regio Tigres-Rayados, integrantes de las barras de ambos equipos se enfrentaron a golpes con palos y piedras, dejando como saldo un aficionado de Tigres herido de gravedad que fue trasladado de urgencia al Hospital Metropolitano y quien lamentablemente minutos después perdió la vida.

Se informa que Rodolfo Palomo Gámez de 21 años, es el aficionado tigre que fue agredido por los agresivos sujetos, y murió más tarde.

De acuerdo a información proporcionada y por videos que se hicieron virales en las redes sociales, los hechos se suscitaron aproximadamente a las 18:30 horas en la calle Aztlán, cerca de del Estado El Volcán, donde posteriormente se jugaría el clásico a las 20:00 horas de este domingo.

En Facebook y Twitter se observó cómo aficionados de Rayados echan su auto encima a simpatizantes de Tigres, mientras todos corren, pero uno queda atrás y es alcanzado y golpeado salvajemente; se presume que fue lesionado con un arma punzo-cortante en el abdomen que lo dejó inconsciente, ya que en uno de los videos se le aprecia una herida en el costado derecho a la altura del pulmón.

La artera agresión se registró a pesar del operativo policiaco montado en el perímetro del Estado donde se realizaría el partido de futbol.

Al parecer el posible sospechoso y de quien señalan en redes sociales es una persona de nombre Alan y su foto ha empezado a hacerse viral en las redes sociales.

El lamentable caso debe servir a los presidentes de todos los equipos que integran el futbol mexicano, para tomar medidas drásticas en los estadios, y sobre todo dejar de solapar a sus porras, pues la violencia en los estadios es algo que siempre se ha señalado, y los directivos del balompié mexicano, se han hecho de la vista gorda. Basta ya de que hagan negocio a costa de los ciudadanos, y no hagan nada por proteger la vida de los aficionados.