Publicado el lunes 15 febrero, 2016";
Comienza “desbandada” en el PRI de Tampico.

Comienza “desbandada” en el PRI de Tampico.

 

* Tras 44 años de militancia, renuncia al PRI el profesor Javier Ávila Reyes.



Comienza desbandada...*** “Efecto Magda” empieza a resquebrajar al tricolor porteño.

Por: REDACCION.

TAMPICO, TAM.- Tras militar en las filas del PRI de Tampico durante 44 años, el profesor Javier Ávila Reyes anunció su retiro de dicho partido, en protesta por la precandidatura de la maestra Magdalena Peraza Guerra a la alcaldía, lo que a su juicio, representa una ofensa para los auténticos priístas y porque considera que se accedió a las presiones de la ex alcaldesa.

“Que conste -dijo- no me voy porque Lalo Hernández Chavarría fue hecho a un lado (quien era mi candidato) o porque no se fijaron en mí, sino por la forma en que la dirigencia estatal del partido cedió al chantaje de Magdalena, quien amenazó con lanzarse por otro partido”.

Consideró que con dicha acción, el tricolor mostró temor y prefirió plegarse a las exigencias de Peraza Guerra, lo cual demuestra que la consigna es ganar a como dé lugar, aun a costa de la dignidad de los militantes que no están de acuerdo con las decisiones cupulares.

Además, afirmó que “nunca se tomó parecer a los priístas” para designar a la maestra como precandidata, aun cuando se busca disimular la imposición con una supuesta alianza con el Verde Ecologista y Nueva Alianza.

El profesor Javier Ávila Reyes, quien ha ocupado diversas carteras en el PRI, además de haber sido candidato a diputado plurinominal en el 2001, también dijo que hay indignación y coraje entre los priístas pero muchos no se atreven a expresarse por temor a sufrir represalias, tales como ser despedidos de sus trabajos en el gobierno o no recibir más apoyos sociales.

“En mi caso -afirmó- debo ser congruente con mis principios y valores, ante lo cual he optado por entrar en receso  dentro de la actividad partidista, consciente de que el PRI ha perdido el rumbo”.

Además, hizo ver que “otra cosa hubiera sido si la maestra Peraza hubiese regresado con humildad al partido, pero siempre se condujo de manera retadora, imponiendo sus condiciones”.

Hubiera sido mejor y más honorable, agregó, postular a otro aspirante e incluso perder la elección, pero con dignidad y limpiamente, pero sin caer en chantajes.

Por último, el también dirigente del grupo CAPRI (Ciudadanos Auténticamente Priístas) comentó que su decisión es a título personal, pues dejará en  libertad a sus compañeros de organización, de actuar conforme a su criterio sobre este asunto.

De igual modo, negó que haya recibido invitaciones de otros partidos para lanzarse como candidato a algún puesto de elección popular, indicando que continuará realizando labor social, “como siempre lo hecho, con mis propios recursos”, en espera de mejores tiempos para participar en política.

Cabe destacar que extraoficialmente, se insiste que los también renombrados priístas Miguel Manzur y Gabriel Legorreta Stephen analizan la posibilidad de renunciar a ese partido, al igual que Fernando Azcárraga, ha sido invitado a participar en la elección con las siglas de otro instituto político, lo que puede derivar en una “desbandada” de militantes.