Publicado el miércoles 13 mayo, 2020";
Indignación por traición de Rodrigo García Escalante al PAN y a los veracruzanos

Indignación por traición de Rodrigo García Escalante al PAN y a los veracruzanos

*** Además la hija de Héctor Yunes y el priista Antonio García también votaron a favor de que el gobernador no pueda ser destituido a través de la revocación de mandato

Por: STAFF.

XALAPA, VER.- Gran indignación existe entre los veracruzanos por la traición del diputado local Rodrigo García Escalante a los derechos de la ciudadanía, al votar a favor de que el gobernador Cuitláhuac García Jiménez no pueda ser removido de su cargo por su mal desempeño al frente de la administración estatal.

Además de Rodrigo García, también “se doblegaron” ante la mayoría morenista: la hija del ex candidato a gobernador Héctor Yunes, Andrea Yunes del PVEM, familia que demostró su doble moral y su ambición al dinero, así como el priísta Antonio García.

Por lo pronto, el Partido Acción Nacional expulsó de su bancada a Rodrigo García Escalante, ya que -señaló- el legislador de Pánuco traicionó un acuerdo de su partido. Él y todos los demás diputados sabían la postura de la dirección nacional y estatal y aún así, se fue por la libre”.

Con un comunicado, el PAN dio a conocer al presidente de la Mesa directiva del Congreso veracruzano que desconoce a Rodrigo García Escalante como su representante. 

En la sesión del martes MORENA contó con los votos del priísta Antonio García, de la legisladora del PVEM, Andrea Yunes y del panista Rodrigo García Escalante para sacar una reforma electoral que arrebataría los resultados de las próximas elecciones, pero también impide que Cuitláhuac García Jiménez pueda ser destituido a través de la revocación de mandato, como lo está proponiendo el mismo Andrés Manuel López Obrador.

Dicha reforma aprueba también la disminución de prerrogativas a partidos políticos en un 50 por ciento, poniéndolos en clara desventaja con el partido en el poder (Morena); así como la reducción del periodo de alcaldes de 4 a 3 años, y la desaparición de los consejos municipales del Órgano Público Electoral (OPLEs).