Publicado el miércoles 2 marzo, 2016";
NI A SOL NI A SOMBRA

NI A SOL NI A SOMBRA

*** Expectación en Tamaulipas por Sucesos Políticos

*** SOCIEDAD CIVIL AGOBIADA Y CANSADA POR LOS EMBATES DE NEFASTOS GOBIERNOS

Por Ramón Padilla Loo

Se ha dicho que ante la nula efectividad con que se condujo algunos de los municipios, ahora que se encuentran en el epílogo de sus mandatos Legislativo local y Administrativos municipales, se acerca la hora de pagar la factura, siempre y cuando la conciencia ciudadana despierte y responda con dignidad en las urnas. Esto ante la burla que pretenden hacerle de nueva cuenta al pueblo tamaulipeco, los grupos que desde siempre han detentado el poder socio-político-económico en esta entidad.

Los partidos políticos que permanecen entronizados en el poder gubernamental y que, a decir de la gente, van en plena decadencia, fue puesta en evidencia ante una sociedad que se encuentra cada vez más expectante y atemorizada, ante los sucesos políticos que se están dando en la entidad. Pues ya se encuentra cansada y agobiada, ya que ha sufrido y soportado de manera estoica los embates de esos nefastos gobiernos, tanto del PRI como del PAN.

En todo el estado la sociedad civil vive en una constante de peligro, de zozobra y, peor aún, de incertidumbre. Al observar y enterarse de que, son solo algunos de los miembros de esos partidos los que han rebasado esa especie de amasiato o maridaje político que siempre ha existido y que influye e involucra a ambos partidos políticos y que los sostiene desde hace ya tiempo. Lo cual ahora ha generado y dado lugar a la especulación, en ese su proceder y en cuanto a esos futuros -si es que así se puede decir- proyectos de gobierno.

Debido a lo anterior, se calcula por parte de una mayoría de ciudadanos que (tal vez) eso pueda resultar pernicioso para la ciudadanía, con la llegada de esos nuevos gobiernos, en el entendido de cuáles serían las consecuencias que posiblemente se podrían acarrear con esas supuestas fórmulas y composición de planes de gobierno, así como de cuáles serían sus resultados y efectos para la sociedad tamaulipeca.

Pues ahora resulta más que nunca que, por un lado, los panistas están “abiertos” a enfrentar las próximas elecciones del 5 de junio de este año, con candidatos externos y que son en su mayoría priístas y uno que otro perredista que siguen siendo militantes del partido tricolor y del color “asimpsonado”, pero que ahora se han “empanizado”. Y por otro lado, en lo que concierne a los priístas, estos siguen con sus consabidas coaliciones con los ecologistas y los profesores, para tratar de seguir haciendo de las suyas en esa política “rastrera” e hipócrita que se viene practicando desde siempre.

Con eso queda demostrado tácitamente que lo que buscan algunos de esos reconocidos personajes políticos es darle continuidad a los mismos grupos de poder que se han empoderado en Tamaulipas. Sólo que ahora con esa variante, la de proseguir dominando y controlando las administraciones públicas, dentro de una gama multicolor de ideas,  principios y doctrinas partidistas.

Y si no lo creen, ahí está lo que de nueva cuenta está sucediendo en la frontera de este estado, donde la violencia se ha recrudecido y las balaceras, los asaltos, secuestros y ejecuciones se han vuelto a enseñorear, sin contar lo que está ocurriendo en otras latitudes de este estado fallido. Creando un vacío de poder y de vulnerabilidad en sus gobiernos y, lo que es peor, no hacen nada o poco hacen para proteger a sus comunidades. Situación que no vaticina nada bueno a corto ni a largo plazo.

En Ciudad Victoria se dieron violentos amotinamientos en el CERESO, donde hubo varios lesionados e incluso se dijo que hasta algunos muertos. Las razones de esa situación no fueron explicadas por las autoridades debido al hermetismo que existe y prevalece al interior del gobierno municipal manteniendo en ascuas a toda una población y en especial a los familiares de los internos en ese penal.

Otra de las situaciones que han causado revuelo en la entidad es lo ocurrido en las instalaciones del IETAM, ubicadas en esa misma ciudad, esto ante las supuestas irregularidades en la imparcialidad con que se debe de conducir ese órgano electoral y que, se dice, han infringido ciertos funcionarios de ese instituto en contra de algunos de los candidatos del PAN, así como también de los candidatos independientes que buscan participar en las elecciones del 5 de Junio. Situación que ha generado disturbios en ese perímetro, por parte de estos últimos, los cuales actualmente están siendo vigilados por las corporaciones de seguridad y hasta del grupo “antimotines”.

Por lo que respecta al proceso del supuesto cambio de gobierno que comenzará a partir del mes de octubre de este año, se están dando en algunos municipios de la entidad las “famosas” coaliciones entre los partidos políticos participantes de siempre, esto, a decir de la gente, lo que se pretende es continuar en la persecución de intereses propios de algunos de esos miembros que, como ya es por todos conocido, son comúnmente el PVEM, el PANAL y el PRI. Lo cual denota que la fuerza del tricolor ha menguado y que se ha vuelto necesario “inyectarle” votos provenientes de esa alianza que se gestó ex profeso para ser la “comparsa” de esos efectos de conveniencia socio-político-económico y perpetuarse en el poder y control del gobierno en turno.

Existen también las connotaciones políticas que se han dado y permanecido a través de las generaciones familiares y que dieron lugar al surgimiento de las estirpes políticas. Esto sucedido en algunos municipios del estado de Tamaulipas.

Por ahora, mencionaremos únicamente lo que ocurre en la ciudad que está destinada a ser el “motor” de desarrollo en el sur tamaulipeco y que se encuentra en franca pelea por la sucesión y control del poder municipal. Pues ha sido notorio que en Altamira las dos familias que ejercen un implacable dominio en ese tenor han logrado infiltrar a sus “lacayos”, no solo en las filas partidistas contrarias, sino en el ánimo de una ciudadanía que no alcanza a vislumbrar la estrategia política de esas familias que buscan denodadamente, de una u otra manera, mantener la hegemonía del PRI, aunque por esta ocasión lo intenten por el PAN.

Y ya por último y precisamente en el territorio altamirense, en días pasados se tuvo la presencia del mandatario nacional, el “priísta” ENRIQUE PEÑA NIETO, quien vino a tomarse algunas “selfies” con la gente que puebla la zona conurbada en el sur tamaulipeco. Esto en pleno desafío a la inteligencia de esos habitantes que no han querido ver la “O” por lo redondo. Pues de acuerdo a lo que se dijo, durante una reunión del Congreso Nacional Ciudadano, Tamaulipas y Zacatecas son considerados los estados más apáticos de México. Es por eso que se dice que “los pueblos tienen a los gobernantes que se merecen”.