Publicado el sábado 12 marzo, 2016";
Síntesis – Ingratitud en el PAN de Tampico

Síntesis – Ingratitud en el PAN de Tampico

*** Ingratitud en el PAN de Tampico

*** Tere Sosa, no se “llena” y otra vez quiere ser regidora

*** Quieren dejar fuera a Nembra Jiménez y a Jesús Torres

*** Actuales ediles buscan heredar su lugar en el cabildo  a sus familiares



Isaac Molina columna Síntesis...Por: Isaac MOLINA ZAPATA

En Tampico el “jaloneo” por las regidurías en el Partido Acción Nacional cada día está subiendo de tono, al grado que militantes de muchos años y que les han prometido que los tomarán cuenta para incluirlos en la planilla del próximo cabildo prácticamente los están engañando.

Jesús Torres y Nembra del Carmen Jiménez, miembros del PAN de hace muchos años, y que campaña tras campaña han apoyado a los candidatos en turno sin fijarse de qué grupo sean, han esperado la oportunidad de que valoren su aportación al partido y sean incluidos de una vez por todas como ediles.

Sin embrago, fuentes fidedignas del blanquiazul afirmaron que Nembra y Chuy tendrán que esperar a otra ocasión, porque las 14 posiciones son pocas para la cantidad de panistas que se registraron como precandidatos a regidores, y ya no hay lugar para ninguno de los dos.

En la lista se dice que están Teresa Sosa, Rosario González, Beto Bolado, Minerva Contreras Molina, Octavio González, Sergio Pérez, y el hijo de Diego Alonso Hinojosa Aguerrevere, Carlos Hinojosa.

Además, se dice que cuatro de los actuales concejales quieren heredar la estafeta, y trabajan para imponer a sus familiares en el próximo cabildo. Lamberto González de la Maza a su mujer; Miguel Pérez Alvarez a su hermano; Bonifacio Bandala Olivo a su mamá, en este caso impulsada también por Jesús Nader Nasrallah, y por último Julián Zorrilla Estrada, quien estaría buscando dejar a su esposa en la siguiente administración.

Y los demás militantes qué, a seguir esperando al fin que “no son importantes para el partido”.

La pregunta es: ¿qué sentirían Jesús Torres o Nembra Jiménez si son desplazados por personajes nefastos del PAN, como Tere Sosa; o ser sacados de la jugada por cumplirle el capricho a Miguel Pérez?; ¿hasta cuándo se terminará con la dinastía de los Maza, pues cada tres años reciben al menos una regiduría?

Un dato aparte es que los cuatro regidores  mencionados pasarán a la historia por ser unos levantadedos, a excepción de Miguel Pérez, quien sólo “aprieta” al alcalde para conseguir lo que quiere. Como el asunto de su suplente a quien de una forma ingrata (utilizando sus influencias con el secretario del Ayuntamiento o con Gustavo Torres) evitó que se le pagaran a Reinaldo Ramírez Galván los 30 días que por ley le correspondían.

Foto para columnaSe filtró que Reinaldo sólo percibirá seis días de sueldo quedando 15 días “bailando”, aunque obviamente se los pagarán a Miguel Pérez.

La ingrata acción que me recordó el caso de Jesús Torres y Fernando Gutiérrez en la pasada administración, cuando Fernando pidió licencia dejando que su suplente Chuy Torres se quedara al frente; pero el gusto sólo le duró 24 horas ya que un día después, Gutiérrez se arrepintió y renunció a la candidatura que buscaba, para seguir cobrando su jugoso sueldo y compensación (bono).

Esta actitud de algunos panistas como Miguel Pérez y Fernando Gutiérrez daña indudablemente al partido, por lo que los candidatos deben pensar muy bien a quién van a incluir en su planilla, pues se supone que como militantes deben apoyarse. Qué le costaba a Miguel Pérez dejarle el sueldo completo de un mes a Reinaldo Ramírez, si él ya ha cobrado en más de dos años los 35,000 pesos comprobables por mes, y otra cantidad secreta manejada como bono.

Le corresponderá a Germán Pacheco gestionar ante el CDE y el CEN que en su planilla no vayan personajes deleznables como los descritos anteriormente, y menos darle por su lado a Miguel Pérez quien a toda costa quiere heredar a su hermano la regiduría, pues dejaría un mal precedente en el PAN, además de que evidenciaría que en el partido no se privilegia el trabajo de años de los militantes, sino los chantajes políticos y la presión de algunos grupos.

Más aún con la información relacionada a Jesús Torres y Nembra del Carmen, pues son dos militantes que han sido institucionales y pacientes, pero sobre todo han trabajado y se la han rifado por los candidatos en turno (nadie me lo dijo, yo lo he visto); por lo que sería injusto que los dos se quedaran fuera de las regidurías, sólo por los “compromisos” de los grupos internos.

Finalmente, se insiste que ninguno de los dos será incluido en la planilla, pues “muchos son los que quieren”, y no alcanzará para todos.

Como siempre la mejor opinión es la de usted, amable lector. Hasta la próxima.