Publicado el lunes 24 octubre, 2022";
DEADLINE – El nuevo ataque de Layda contra Monreal, el caballo negro rumbo al 2024

DEADLINE – El nuevo ataque de Layda contra Monreal, el caballo negro rumbo al 2024

Por Víctor Hugo Arteaga

Mientras el secretario de gobernación Adán Augusto López nos anunciaba el fin de semana la posibilidad, cada vez más real, de que un militar pueda ser Presidente de México vía las urnas, la artillería de Claudia Sheimbaum sigue haciendo el trabajo sucio para tratar de posicionarla rumbo a la sucesión presidencial dentro de dos años.

Una vez que el Presidente de México tuvo que reconocer que el líder del Senado, Ricardo Monreal, ha crecido y ya aparece entre los presidenciables, de inmediato el Grupo de Las Niñas Bien, pero bien maquiavélicas, comenzó a hacerle el “trabajo sucio” a la Sheimbaum.

Por si alguien todavía no supiera que Layda Sansores es el equivalente a lo que era Santiago Nieto en la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), es decir un brazo armado del régimen totalitario del sistema, por increíble que parezca, la campechana, de forma inexplicable, y totalmente fuera de lugar, ha decidido atacar a Monreal.

El fin de semana amenazó con sacar el próximo martes en su programa de cuarta (transformación), información de quién quizá es el político más coherente de la 4T o T de 4a (depende de usted cómo quiera nombrar este movimiento) y quien para la clase media mexicana y pensante, se ha constituido como una real opción para suceder a AMLO.

Para Sheimbaum y Las Niñas Bien, pero bien maquiavélicas, la idea de ir quitando del camino a cualquiera que le haga sombra a la Jefa de Grupo ya está posicionada en las mentecitas retorcidas de esta Asociación Delictuosa.

Porque vaya que ah cómo han cometido delitos en su afán de ganar sus posiciones, para poder tener un fuero importante después del próximo proceso electoral del año 2024.

Y si no a las pruebas me remito!

Sheimbaum ya tiene una serie de expedientes y acusaciones, pues por todos los rincones del país ha comenzado a ejercer recursos de dudosa procedencia, patrocinando sus cuadros y armando sus estructuras electorales, que le permitan ser la candidata oficial rumbo a la Presidencia de la República.

Rocío Nahle, quien forma parte de este grupúsculo, no es nada bien vista en la OPEP, en las petroleras internacionales a las que les jugó rudo con el proyecto del Parque Acuático de Dos Bocas en Tabasco e incluso con serias diferencias con los altos mandos de Pemex.

La riqueza inexplicable de Nahle pronto tendrá que ser explicada, con investigaciones serias en Texas, Nueva York, paraísos fiscales en el Caribe, Centroamérica y también en Andorra, donde la que se encarga de “arreglar” todas las cuentas es la ex gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich.

Pero como diría La Nana Goya: Esa es oooootra historia.

Los ataques de Sansores a Monreal, demuestran y confirman una vez más que los equipos de intercepción y cifrados de mensajes de distintos dispositivos electrónicos del gobierno peñanietista y que acusó la Auditoría Superior de la Federación (ASF), muy seguramente sí están en manos del “Romeo” Renato Sales, hoy flamante Fiscal General de Campeche.

Y si de ese equipo saldrán más audios y sábanas de llamadas, en este caso del Senador Monreal, pues bien haría en de verdad actuar conforme a su derecho y denunciar a la campechana y no sólo dejarlo pasar, como el “Alito” Moreno, quien muy enojado, muy enojado, pero parece que se le olvidó tanto agravio de parte de la titular del ejecutivo campechano.

Y pensando en Layda Sansores, a lo mejor se levanta y desayuna un buen plato de inmortalidad con jugo de impunidad, porque al parecer no se acuerda de los más de 60 millones de pesos que su administración lavó cuando era delegada en Álvaro Obregón.

Lo anterior fue dado a conocer en 2021 por el portal Forbes México, cuando se exhibió una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR), en la que se acusa que la administración de Sansores otorgó contratos a empresas fantasma.

Esas empresas todavía hoy lunes 24 de octubre de 2022 están señaladas en la lista negra del Servicio de Administración Tributaria (SAT), con quienes Layda Sansores celebró adquisiciones, arrendamientos, servicios y obra pública entre 2019 y 2020.

La ASF pudo documentar apenas un daño al erario por 33 millones de pesos, pero de acuerdo a información actualizada, los tratos de dudosa reputación de la campechana, podrían alcanzar por lo menos los 60 millones de pesos.

Mientras Layda Sansores se cree inmortal, el “fuego amigo” que busca la cabeza de Monreal, más bien es “metralla salvaje”, de quien sin lugar a dudas es el brazo ejecutor político en este régimen.

Lo que sucede alrededor del partido oficial en el poder podría definirse de la siguiente manera: Es Morena siendo Morena.

Por lo pronto iremos por las palomitas, porque esta película se está poniendo hartamente buena y sin duda en la semana se escribirán muy buenas escenas, para que el titiritero mayor se siga dando gusto desde Palacio Nacional, observando quién se defiende y actúa mejor.

[email protected]

El autor de la columna es Premio Nacional de Periodismo 2016 por Las Empresas Fantasma de Duarte