Publicado el domingo 25 octubre, 2020";
El amor y el odio no son ciegos

El amor y el odio no son ciegos

En términos rancheros “se enseñaron los dientes”. Durante 20 minutos cronometrados y desde el cruce fronterizo más importante de Latinoamérica, el gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, primero reconoció, luego recriminó y hasta exigió al presidente de México Andrés Manuel López Obrador, sus logros, compromisos sin cumplir, y respectivamente dar a Tamaulipas lo que por ley y derecho le corresponde cuando la entidad aporta 275 mil millones de pesos a la federación y forma parte del Sistema de Riego, más grande del país.

Durante la gira presidencial por Nuevo Laredo “la isla de asfalto”, donde la Secretaría de Marina- Armada de México y la SEDENA, no tienen acceso por decreto criminal; nuevamente se vieron las caras el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas y el Comandante de Tamaulipas.

López Obrador y García Cabeza de Vaca, dos políticos con diferencias ideológicas y políticas muy marcadas, incluso hasta con temas personales pendientes por arreglar, se volvieron a medir en el rincón más norteño de la entidad tamaulipeca.

Dos personajes muy similares en su tenacidad, determinación y coraje para superar las situaciones difíciles por muy adversas que parezcan; Andrés y Francisco, dos iguales, capaces de sostenerse la mirada durante 20 minutos y más, sin guardar sus afilados dientes, pero firmes en su pensar y leales a su perteneciente estrategia en el arte de la guerra.

Con el presidente de la República siempre atento a las peticiones, los logros de Cabeza de Vaca y diatriba contra los funcionarios de la Cuarta Transformación que pretenden engañar al jefe del Ejecutivo Federal; el tamaulipeco enalteció la paz y la seguridad que brinda el cabecismo a la sociedad, además, que debido al 40 por ciento del comercio entre EUA y México que pasa por Tamaulipas, Cabeza de Vaca se esfuerza por seguir en la pacificación estatal con una efectividad policíaca que lo posiciona en el top de entidades más seguras de México, claro, sin echar campanas al vuelo.

Resultado de la estrategia contra la delincuencia que viene trabajándose de la mano con el Gobierno Federal, desde el sexenio pasado y en el presente de la autodenominada Cuarta Transformación; en Tamaulipas se tiene más flujo carretero, mayor número de turistas.

Logros que exigen la modernización del C4, así como la construcción de un C5 que servirá de ojos para la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, como para el Grupo de Coordinación, donde operan de manera conjunta federación, estado y municipios, estrategia de seguridad que se refuerza con la instalación de 3 mil 300 videocámaras en las carreteras de Tamaulipas y sus 43 ciudades.

Sin quitarle la mirada de encima, observándolo de arriba abajo y en varias ocasiones hasta acentuando el discurso del tamaulipeco; el presidente de México, López Obrador, se mantuvo siempre sereno, su rostro casi sin gesticulaciones, pero con un lenguaje corporal dispuesto en todo momento y en escucha a las palabras del panista guadalupano García Cabeza de Vaca, quien desde que se paró de su asiento para dirigir su extenso y nutrido discurso de peticiones para bien de los tamaulipecos; respetuoso pidió permiso al presidente quien le alzó la mano derecha y respondió con el mismo respeto.

Quizás el momento más polémico y complicado para los fanáticos obradoristas, esos que no piensan, solo ladran; fue cuando Cabeza de Vaca, le recordó al presidente su paso como Jefe de Gobierno del Distrito Federal, periodo en el que el tabasqueño exigía al Gobierno de la República, más presupuesto para beneficio de los defeños: “Le pido que se ponga en sus zapatos”, le dijo el gobernador al recordarle ese pasaje de su lucha política; entonces el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador, se balanceó en su silla, y exhaló para volverse a poner cómodo y seguir atento por 5 minutos más al casi ametrallante discurso del panista tamaulipeco.

Cabeza de Vaca, no claudica, no se cansa, reclama y reclama que los tamaulipecos aportan 275 mil millones de pesos a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), dinero que pidió al presidente regrese en obras, en la construcción de la carretera Costera y proyectos hidráulicos que se ocupan primordialmente en la Zona Metropolitana de Tampico; además de que para evitar un problema de seguridad nacional por la dependencia en el suministro de energía eléctrica con Estados Unidos, el gobernador tamaulipeco, le recordó al presidente que el 12 por ciento de toda la energía que se produce en México a través de la Comisión Federal de Electricidad, se genera en esta entidad vecina de Texas; Andrés Manuel, el presidente más querido de los últimos tiempos, nunca se cansó de acentuar.

Y entonces con la Constitución, y la Ley de Aguas Nacionales en la mano, Cabeza de Vaca, se apoyó en el Comandante Supremo para que juntos vean por el bien del campo y agricultores tamaulipecos, esos hombres que dejaron de aportar a México unos 2 mil millones de pesos, debido a que únicamente recibieron el 46 por ciento del agua que les correspondía para sus cultivos del Sistema de Riego 025, el más grande del país, el mismo de donde dependen más de 70 mil familias que por culpa de las verdades a medias de los funcionarios federales, han puesto y siguen poniendo en riesgo el campo tamaulipeco, pues amenazan -a decir del gobernador- de no otorgar a los agricultores tamaulipecos ni la mitad del agua que les corresponde para su siguiente cosecha.

“Que no exista confusión, hemos sido sumamente respetuosos con este tema presidente, hemos sido prudentes; hemos evitado a toda costa y a usted la consta en el caso de Tamaulipas de politizar este tema; el problema es que existen algunos funcionarios, incluso algunos opositores que confunden. Que confunden la prudencia con debilidad, no entienden, nosotros lo que estamos haciendo es buscando una salida legal y equitativa para los agricultores de Tamaulipas y que no quede la menor duda, que no quede la menor duda a nadie; vamos a luchar por la legalidad, vamos a luchar por nuestra tierra, vamos a luchar por nuestra gente. Es por eso señor presidente que pedimos su intervención para poder resolver el conflicto del agua definitivamente, no solamente el que tenemos hoy en día y eso se puede hacer a través de las adecuaciones correspondientes a la normatividad que lleva a cabo la Comisión Nacional del Agua, pero sobre todo poner orden”, terminó su aguerrido discurso el gobernador, Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

Como la chica de atención al cliente o el buzón de queja y sugerencias, Andrés Manuel López Obrador, fue breve, y se comprometió a seguir trabajando en Tamaulipas, independientemente de las diferencias con el Gobierno local, además dijo que seguirá apoyando al pueblo tamaulipeco, y procurará mantener las buenas relaciones a las tareas públicas que corresponden a su persona y la del gobernador.

Era lo menos que podía decir el presidente de todos los mexicanos, como igual, es lo menos que puede exigirse a Cabeza de Vaca, que alce enérgicamente la voz por los tamaulipecos, pero que por favor deje de darle tanto valor a los perros del popular presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando con “El Peje”, perdón con el jefe de la nación, se entiende a la perfección.

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608