Publicado el miércoles 16 marzo, 2016";
Operativo fantasma de la PGR

Operativo fantasma de la PGR

David Ed Castellanos Terán

@dect1608



Empresarios de Tamaulipas denunciaron abuso de autoridad y extorsiones por parte del personal investigador de la Procuraduría General de la Republica (PGR) adscritos a la fiscalía especial de la zona costa a cargo de Elvia Rocha Patiño. Algunos comerciantes señalan directamente al Agente del Ministerio Público de la Unidad de Atención Inmediata (UNAI), Javier Iván Flores, quien recientemente comandó un operativo integrado por más de 10 elementos fuertemente armados con ametralladoras y armas automáticas de grueso calibre, como si fueran a enfrentarse a los escoltas de un peligroso delincuente.

La mañana de este lunes 14, cerca de las 9 horas, arribó a la sucursal de los Tacos Ana Altamira (TAA) un convoy de por lo menos tres camionetas pick up y dos automóviles más, todos polarizados y sin logotipos oficiales; de las unidades descendieron al menos diez hombres fuertemente armados y se dirigieron con el personal de la taquería, quienes de inmediato pensaron que se trataba de un “levantón” del cártel contra sus patrones; pero resultaron ser  los agentes investigadores de la PGR, que exigieron a los empleados, indicar en donde se encontraban sus patrones, con actitud amedrentadora y amenazante, también les pidieron cifras de las ventas diarias.

Tacos Ana Altamira (TAA) oferta en el sur de Tamaulipas una variedad de tacos de tortilla de maíz recién hecha en el comal con diversos guisos, a los que comúnmente se les conoce como “tacos sudados”, esta es una marca registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI). El negocio comenzó ya hace algunos años, y tuvo su repunte allá por el año 2010, cuando otros comercios y la economía local tuvo su debacle a causa de las extorsiones y cobros de piso que exigían y exigen a los empresarios los cárteles dominantes de todo Tamaulipas. TAA, ahora tiene siete sucursales en toda la zona metropolitana de Tampico y es generadora de por lo menos 200 empleos directos y más de 500 indirectos.

Ese mismo lunes, luego de que el personal de la PGR, no obtuvo información de los propietarios, decidió actuar con mayor prepotencia y se dedicaron a reventar las otras 6 sucursales de la pequeña “franquicia” local. Luego de que dejaron temblando de miedo a los trabajadores en Altamira, fueron a la sucursal ubicada en la calle divisoria entre las ciudades de Tampico y Altamira, muy cerca de la Universidad Anáhuac campus Tampico, causando pánico entre los estudiantes y comensales que presenciaron el operativo orquestado y dirigido por el agente Javier Iván Flores, subordinado de Elvia Rocha Patiño, fiscal especial de la PGR para la zona costa, región sur y centro en la Entidad.

Armados y con el equipo táctico, fueron reventando uno a uno los siete negocios, mientras los pequeños empresarios no sabían con quién acudir, pues luego de confirmar que se trataba de personal adscrito a la PGR, preocupados y atemorizados, no supieron que hacer pues el mismo gobierno los estaba atacando,  dos acciones ya en su contra por parte de la misma autoridad los tenia desconcertados, pues ellos sabían que los permisos están en regla y nunca han recibido citatorio previo; mientras los comercios aledaños, comensales y en este caso los estudiantes de la prestigiada universidad, quedaban atónitos ante el sorpresivo operativo.

Uno de los últimos golpes de la PGR al comercio de Tampico, se registró cerca de las 13 horas del mismo lunes, cuando el convoy de la procuraduría, violó los derechos de propiedad e invadieron la taquería ubicada en la esquina de las calles, Universidad de Wisconsin y Avenida Universidad, a unos 200 metros del campus Tampico- Madero de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), máxima casa de estudios del Estado. Allí el accionar de los investigadores fue aún mayor, pues amenazaron con llevarse a las empleadas sino los comunicaban con sus patrones o les decían en dónde encontrarlos, para el tiempo transcurrido desde el primer operativo, los mismos empleados se habían estado comunicando entre ellos de una sucursal a otra y con sus jefes a través del grupo de abogados quienes van actuar de manera legal contra Elvia Rocha y su personal.

Curiosamente la Unidad de Atención Inmediata (UNAI) a la que pertenece el agente Javier Iván Flores, se encarga de recibir al ciudadano y orientarlo respecto a las actividades de las Unidades de la PGR, recibir quejas, denuncias, peticiones y querellas, para canalizarlas de manera efectiva al área subsecuente, así como la resolución de asuntos de pronta determinación, por medio de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias. – queda claro que dista mucho lo que dicen en papel con la realidad ¿Qué no?

[email protected]