Publicado el miércoles 10 febrero, 2021";
Pónselo…

Pónselo…

Y de repente cuando crees que no puedes esperar nada del Partido Revolucionario Institucional (PRI), surge “Póntelo, pónselo”, la campaña del Gobierno de Guerrero que consiste en entregar medio millón de cubrebocas.

No vamos a centrarnos en cerrazón doliente del presidente de la República, pero el priísta Hector Astudillo Flores, gobernador del estado de Guerrero, acaba de darle en el clavo. López Obrador se niega al uso de la mascarilla porque antes que nadie el Gobierno Federal, debió haber velado por el derecho a la protección de la salud de los mexicanos, y no lo hizo, mucho menos los rebuznantes legisladores federales que sirven solamente a sus intereses personales.

Guerrero se encuentra en semáforo rojo, por eso la estrategia destinada a frenar los contagios de  Covid-19, con la entrega de medio millón de cubrebocas que se repartirán  en los lugares públicos; no es fácil quedarse en casa cuando hay necesidad de salir a trabajar, por eso Astudillo, acertadamente activó “póntelo, pónselo”, añorando que la “base de la pirámide”, (Patricia Armendáriz,  la porra te saluda), haga conciencia y se lo ponga, que las familias lo usen y los jóvenes apoyen con su obediencia.

Que bueno que para el gobierno de Guerrero, usar cubrebocas es responsabilidad de todos, que malo que el más popular de los mexicanos sea tan insensible y no piense que su ejemplo puede impactar en millones desfavorablemente.

Guerrero anda los 32 mil 36 casos acumulados y contando, además de que trae arriba de 3 mil fallecidos por coronavirus. 

Ahora solo queda esperar que la calidad del cubrebocas sea la idónea y no vayan a salir con que a Chuchita la bolsearon comprando mascarillas al precio de oro. Aguas con eso Astudillo, que Andrés Manuel López Obrador, aún no extermina el INAI como pretende. 

davidcastellanost@hotmail.com

@dect1608