Publicado el domingo 19 septiembre, 2021";
Síntesis – ¿Seguridad para ex gobernadores?…El de Egidio, sexenio del “No pasa nada”

Síntesis – ¿Seguridad para ex gobernadores?…El de Egidio, sexenio del “No pasa nada”

*** ¿Seguridad para ex gobernadores?…

*** El de Egidio, sexenio del “No pasa nada”

Por: Isaac MOLINA ZAPATA.

La inseguridad en Tamaulipas vivió sus años más violentos en los sexenios de Eugenio Hernández Flores y Egidio Torre Cantú, uno decía que había que pagar protección y el otro que en Tamaulipas no pasaba nada. Que no se les olvide.

Ahora, a varios años de salir de esa situación en la que estaba inmerso prácticamente todo el estado, y aunque aún varios municipios siguen teniendo problemas, vemos las cosas de una manera diferente.

Hablar es muy fácil, pero estar todos los días con el miedo de salir a la calle a cualquier hora, es algo indescriptible, sobre todo para quienes son padres de familia. Recuerdo aquellos momentos en que todos los días se vivían hechos violentos como balaceras, asesinatos y secuestros, en la zona sur, en Victoria, Matamoros, Reynosa y en casi todo el estado. Estoy seguro que nadie quiere regresar a esos tiempos negros de Tamaulipas.

¿Por qué disminuyó la inseguridad?…

¿Por qué Egidio y Geño no enfrentaron al crimen?… 

La inseguridad ha bajado por el combate que hacen las fuerzas armadas en territorio tamaulipeco siguiendo la estrategia del actual gobernador, quien prefirió combatir al crimen organizado, poniendo en riesgo su propia vida.

En la zona sur vivimos el claro ejemplo de la gran disminución de hechos violentos.

Decenas de líderes de grupos delictivos han caído en poder de las autoridades tamaulipecas; algunos han sido puestos a disposición de las autoridades federales. Otros criminales han sido abatidos por las fuerzas especiales, por la Sedena y la Semar. Lamentablemente, también ha habido bajas en las filas de las corporaciones de seguridad, en cinco años de la actual administración estatal, muchos efectivos han ofrendado su vida a los tamaulipecos, muriendo en el campo de batalla.

Ha valido la pena el sacrificio de esos valientes hombre y mujeres, pues se ha nulificado a numerosos criminales que ya no podrán hacer daño a la sociedad. Se han asegurado miles de cartuchos y armas, así como vehículos y artefactos usados por la delincuencia organizada.

Pero la mejoría en dicho rubro se debe también al valor del ejecutivo estatal, quien prefirió enfrentar a los criminales para que no se apropiaran del estado, como sucedió en la administración de Egidio, el sexenio del “No pasa nada”.

A un año de terminar su mandato, el gobernador cuenta ya con muchos enemigos cuyos grupos han sido debilitados gracias al trabajo de las corporaciones de seguridad, siguiendo las instrucciones del mandatario tamaulipeco. 

Asimismo acabó con intereses de poderosos grupos delincuenciales, quienes no están a gusto con la política que emprendió de combatir de frente al crimen organizado.

Lo anterior no ha sido fácil y menos para el gobernador, quien cada día está más vulnerable. ¿Acaso algún ciudadano se atreve a enfrentarse a estos poderosos grupos?… Quien lo haga correrá demasiado riesgo. 

Además, esos grupos están esperando a que termine el sexenio para tratar de cooptar al próximo gobernador para reagruparse y volver a operar en la entidad.

Recientemente el Congreso del Estado aprobó una iniciativa para proveer seguridad a la salida del ejecutivo estatal, ante el alto riesgo que conlleva el enfrentar a poderosos grupos delincuenciales.

Iniciativa que, viéndolo objetivamente, es un acierto no porque se trata del actual mandatario, sino porque el que llegue, tendrá la posibilidad de seguir la misma estrategia de combatir a los criminales, teniendo la “tranquilidad” de que habrá seguridad y que se enfrentará a un crimen debilitado. 

Pero lo más importante, los grupos delictivos no tendrán muchas posibilidades de reagruparse o de reincidir, ante un estado que continuará combatiéndolos, para lograr la paz que anhelan todos los tamaulipecos.

Como siempre la mejor opinión es la de usted, amable lector. Hasta la próxima.