Publicado el lunes 5 septiembre, 2022";
Reseña | Tinykin – Una divertida aventura plataformera de trabajo en equipo

Reseña | Tinykin – Una divertida aventura plataformera de trabajo en equipo

Este análisis ha sido realizado gracias a una copia versión 1.0.4 facilitada por tinyBuild, título ya disponible en Nintendo Switch (versión analizada), PlayStation 5, PlayStation 4, Xbox Series X/S y PC vía Steam. 

POR: HUGH BELMONT ([email protected])

Los juegos de plataformas se podrían decir que son el origen de los videojuegos, con el paso de los mundos 2D al 3D, las fronteras se ampliaron para crear nuevos títulos que sacan provecho jugando con ambas perspectivas.

Splashteam de la mano de tinyBuild nos traen Tinykin, un título que toma fuerte inspiración de Pikmin de Nintendo para crear su propia propuesta jugable que se propone igualar lo conseguido por los de Kioto.

La historia

Tinykin comienza presentando a Milodane, un estudiante universitario que se encuentra investigando en su laboratorio sobre el origen de la humanidad, de repente recibe una señal proveniente de un planeta lejano, Milo se da cuenta que esta podría ser la respuesta que tanto había buscado.

Desgraciadamente, al llegar al planea Milo se encuentra atrapado sin forma aparente de volver a casa, ahí se da cuenta que se encuentra en una casa abandonada que parece de la era de los 90’s, nuestro protagonista se percata que su tamaño es igual al de un insecto. Asimismo, se encuentra con unas criaturas llamadas Tinykin que lo siguen y atienden sus órdenes. 

Un extraño ser llamado Ridmi le explica sobre este mundo y los Tinykin, de igual modo le pide ayuda para que juntos construyan un aparato que le permitirá a Milodane volver a su hogar. Así, de forma sencilla arranca la narrativa, en donde nos encontraremos con otros insectos y de forma directa o indirecta tendremos intervención en sus vidas influyendo en la igualdad de recursos, justicia social, por mencionar algunos temas que se tocan, todo contado y desarrollado de forma bastante divertida sin perder el foco de atención en la misión de Milo en volver a casa.

Realmente me ha parecido encantadora la forma en que se va desenvolviendo la narrativa, incentivando nuestro interés en este microuniverso, hasta su final que me ha dejado sorprendido con la manera que da un giro a la narrativa, ojo esto no es un destripe.

La jugabilidad

Estamos ante un juego plataformero con perspectiva 3D, aquellos que han jugado Pikmin de Nintendo, tendrán una clara idea del estilo de juego, pero, para aquellos que no. El título rápidamente nos explica sus mecánicas al utilizar los Tinykin para golpear cosas, mover artículos, etc.

El juego le da un especial énfasis a la exploración, estamos ante un juego libre, donde a pesar de tener un objetivo, no estamos obligados a seguir una linealidad, el límite a nuestro progreso está en la cantidad y el tipo de Tinykin que nos esté acompañando en ese momento.

Estaremos yendo de aquí hacia allá empujando libros, creando rampas y platicando con curiosos personajes que nos pedirán apoyo. Realmente, me sentí compenetrado con su mundo y su enormidad, por fortuna Milo cuenta con un jabonopatín que le permitirá trasladarse con mayor velocidad por el escenario.

Cuenta con misiones secundarias, las cuales no son obligatorias y que nos iremos encontrando al estar navegando el área, además de secciones ocultas con retos por descubrir. Tinykin todo el tiempo nos incentiva a ser curiosos y desplazarnos usando nuestra imaginación con el apoyo de las criaturas Tinykin.

Los Tinykin que vayamos recolectando no nos acompañaran al pasar de una sección a otra. Sin embargo, esto le pone sabor a la aventura, ya que nos obliga a explorar buscando reunir más de estas simpáticas criaturas. Cada Tinykin cuenta con habilidades únicas en función a su color. Verbigracia: los rosados pueden cargar ítems, los rojos son explosivos, los azules son eléctricos, estos por nombrar algunos. 

Conforme vayamos aprendiendo a dominar los Tinykin, se nos irán presentando una nueva especie con nuevas habilidades. Milodone también cuenta con una burbuja que le permite flotar por tiempo limitado luego de saltar, esto para alcanzar zonas lejanas.

Los acertijos de entorno, están muy bien pensados y los iremos resolviendo de forma intuitiva. Algo que me ha encantado a diferencia de Pikmin, es que aquí no tenemos que estar cuidando a nuestros Tinykin, las simpáticas criaturas nos seguirán por todo el escenario y no tenemos que estarlas cuidando.

No tenemos vidas, y solamente si caemos de un lugar alto, el juego nos trae de vuelta al lugar donde caímos. Aquí me surge un problema, es que es muy fácil resbalarse de lugares altos, y perder el avance logrado para llegar a lo más alto. Es posible evitar la muerte por altura si activamos la burbuja para flotar unos centímetros antes de tocar el suelo.

Los gráficos

El mundo de Tinykin es verdaderamente hermoso, el estudio de desarrollo le puso mucho esmero en cuidar los detalles 3D. Los personajes, criaturas y nuestro protagonista están dibujados en un estilo 2D que se cohesiona muy bien, tenemos una perspectiva 3D y una completa libertad en el movimiento de la cámara que compensa el estilo 2D de Milo al recorrer los escenarios.

Me ha encantado que cuenta con hermosas cinemáticas con animación 2D para darle seguimiento a la aventura conforme se va desarrollando.

El juego corre a 30 fotogramas por segundo a una resolución de 1080p en la Nintendo Switch en modo TV, mientras que en modo portátil, va a 720p. Su rendimiento es muy bueno, con ocasionales hipos en los FPS que afortunadamente no afectan la jugabilidad. Debo decir que el juego cuenta con pantallas de carga entre niveles de alrededor de 10 segundos, algo que se justifica por lo enorme que son las áreas que exploraremos con nuestros Tinykin. 

Banda Sonora

En lo musical cumple bien, con melodías compuestas por el compositor Alexis Laugier, que ha sabido ponerle su magia con sus tonos tranquilos y relajantes llenas de encanto que nos acompañan en la aventura. En los efectos de sonido, le ha puesto especial detalle en esa retroalimentación auditiva en los objetos esparcidos en los escenarios, así como al solucionar los acertijos de entorno y la interacción de los Tinykin al lanzarlos.

En cuanto a las actuaciones de voz, el juego cuenta con voces en inglés solamente en las cinemáticas. En los textos y subtítulos, nos ofrece una traducción en español de España, madre mía tío. Por fortuna no cuenta con muchos españolismos y la aventura se disfruta de maravilla, en cuanto al tamaño de los textos, aquí me deja una sensación agridulce con un tamaño mediano sin posibilidad de incrementarlo, se pueden leer bien, pero me gustaría poder incrementar su tamaño al momento de jugar en modo portátil.

music.apple.com/us/album/tinykin-original-soundtrack/1641184872

Conclusión

Tinykin es una hermosa experiencia plataformera 3D que sabe incentivar la exploración en un mundo lleno de magia y encanto. Su narrativa sabe engancharnos, de igualmente las misiones secundarias vale la pena jugarlas y conocer los detalles que rodean el extraño mundo en el que está atrapado Milo.

Estamos ante una experiencia recomendable para los amantes de los juegos de plataformas, así como para aquellos curiosos en el género, gracias a su jugabilidad sencilla sazonada con un toque de desafío con sus acertijos de entorno.

Visualmente es una hermosura y en lo musical me ha dejado con muy buenas sensaciones, su rendimiento es estable en Nintendo Switch con ocasionales pantallas de carga, cuenta con textos en español de España.

CALIFICACIÓN FINAL: 9.8/10 

Dónde Comprarlo 

Tinykin está disponible en formato digital entre los minoristas digitales: PlayStation 4 & PS5 en PSN Store por US$24.99 dólares. Mientras que en Nintendo Switch en la eShop por MX $499.99, en PC vía Steam por Mex$ 233.99, y para Xbox One y Xbox Series X/S en la Microsoft Store por MXN$439.00 o se puede jugar como parte del catálogo de Xbox Game Pass.