Publicado el sábado 23 octubre, 2021";
Militantes denuncian ante la CNDH al presidente estatal del PRI

Militantes denuncian ante la CNDH al presidente estatal del PRI

*** También apuntan al delegado del Tricolor en Madero, Gustavo González, por discriminación y misoginia

Por: Omar LARA MARTÍNEZ.

CIUDAD MADERO, TAM.- Militantes denunciaron ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), por violencia política y violencia de género al presidente del PRI en Tamaulipas y actual diputado local Edgar Melhem Salinas; al diputado federal Lázaro Cuauhtémoc Jiménez Aquino y a Gustavo González Balderas, presidente de este organismo político en Ciudad Madero.

La militante Liz Luna, con una amplia trayectoria dentro del PRI maderense, manifestó en su denuncia ser víctima de violencia de género desde el pasado 16 de noviembre de 2020, cuando se pisotearon sus derechos partidistas al ser desplazada de un cargo que le correspondía, además de recibir insultos y comentarios misóginos, tratando de minimizar su capacidad por ser mujer.

“Entregaron nombramiento a la actual presidenta del IRH en Tamaulipas, pisoteando mis derechos al coartar y violentar mis derechos políticos y como mujer militante, además de la violación a mis derechos humanos, arrebatándome el derecho de tomar protesta y entrar en funciones como presidenta del IRH Tamaulipas”, precisó.

Explicó que los estatutos establecen que le correspondía ese cargo, al ser la secretaria general del IRH en Tamaulipas (en este caso a Liz Luna), ocupar la Presidencia del Instituto.

Fue el 21 de febrero de 2020, cuando el presidente del PRI estatal en Tamaulipas, designó como delegado en funciones de presidente del PRI en Ciudad Madero a Gustavo Adolfo González Balderas, quien desde que tomó el cargo, se ha encargado de emitir acciones de discriminación, misoginia y violencia política.

Mencionó que ha recibido comentarios misóginos que denigran a la mujer, “como el hecho de que las mujeres solo servimos para atender al varón y para actividades reproductivas propias de nuestro género, así como el hecho de que no debemos participar en la política”.

Ante el temor que el ahora legislador pudiera utilizar sus influencias en su perjuicio, no había querido denunciar esta situación ante las autoridades correspondientes, sin embargo, se ha cansado de las burlas y humillaciones de estos dos personajes.

Ahora teme por su integridad física tras hacer la denuncia en Derechos Humanos por posibles represalias en su contra, pero firme aclaró que no frenará esta lucha para evitar que más mujeres pasen por lo mismo.