Publicado el miércoles 9 marzo, 2016";
Total hermetismo de autoridades del aeropuerto de Tampico.

Total hermetismo de autoridades del aeropuerto de Tampico.

 

** En torno al enfrentamiento entre civiles y cuerpos de seguridad; se habrían brincado la barda e ingresado a sus instalaciones.



Por: Isaac MOLINA ZAPATA

TAMPICO, TAM.- Total hermetismo existe aún por parte de las autoridades del aeropuerto internacional “Francisco Javier Mina” de Tampico, en torno a la balacera registrada la mañana de hoy y de la que se informó que al verse perseguidos por policías estatales, los presuntos delincuentes se brincaron la barda del aeródromo para huir de sus captores.

Ni el comandante de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) dependiente de la SCT, Samuel Eli Zavaleta, ni el administrador Alejandro Rojas Vieira, y mucho menos el encargado de la seguridad del aeropuerto por parte de la Policía Federal Preventiva, subinspector José Luis Reyes, se encontraban en su respectiva oficina, para emitir su versión de los hechos de violencia suscitados en la mañana, y en los que sujetos armados se brincaron la barda del campo aéreo para huir de los elementos de seguridad.

Al acudir este corresponsal a las instalaciones del aeropuerto y preguntar por el posicionamiento oficial de los encargados del mismo; el personal tanto de la Comandancia, como de administración y de la PFP, señaló que los tres jefes se encontraban en una junta y no tenían una hora estimada en que llegarían a su lugar de trabajo.

Aunque también insistieron que las operaciones del aeropuerto se desarrollaron de manera normal y no se canceló ningún vuelo, y tampoco se activó el protocolo de seguridad.

Pero si de verdad no había ningún problema en torno a los civiles armados que invadieron los terrenos de aeródromo, ¿por qué no emitieron algún boletín oficial?, o ¿alguna declaración del comandante de la DGAC?

Sobre todo para terminar con la psicosis que persiste entre la ciudadanía, pues existen varias versiones de los hechos, y la población está atemorizada de que los presuntos delincuentes anden rondando colonias aledañas.